Historia de la cerrajería: datos que seguro desconocías

El oficio de los cerrajeros es uno de los más antiguos del mundo. Se tienen registros de más de tres milenios de antigüedad sobre las actividades de los cerrajeros, en lugares del próximo oriente como Babilonia, en la actual Irak, y el Antiguo Egipto. Desde ese entonces y hasta ahora la actividad de los cerrajeros Terrassa ha tenido el mismo objetivo: el resguardo de valores y objetos preciados de ladrones. Como puede presumirse, los sistemas han variado y avanzando en lo que respecta a la tecnología y los niveles de resguardo. En este artículo describiremos un poco cómo ha sido esta evolución.

 

Las primeras cerraduras

Estos primeros dispositivos de seguridad fueron fabricados por artesanos del antiguo imperio Asirio y estaban hechos en su totalidad de madera. Funcionaban con el mismo principio actual del tambor, en el que se impide el movimiento libre de la barra de la puerta. Este dispositivo se desbloqueaba con una llave, hecha también de madera, que con un movimiento hacia arriba, una vez introducida en la cerradura, permitía el movimiento de los alfileres que bloqueaban el paso de la barra y la apertura de la puerta.

La revolución de los metales

Con el paso de los siglos y el avance y dominio de las técnicas de metalurgia a nivel mundial, sobre todo en Europa, fue que se empezaron a desarrollar técnicas cada vez más efectivas para la elaboración de cerraduras duraderas, resistentes y cada vez más difíciles de violar que las originales fabricadas en materiales relativamente débiles como la madera. Los sistemas crecían cada vez más en complejidad, al tiempo que aparecían las primeras cajas fuertes de combinación.

Diversificación del trabajo

            Con el tiempo, el trabajo de los cerrajeros se fue diversificando, con el crecimiento de la complejidad en los sistemas y la creciente demanda que la prosperidad económica de los imperios europeos exigía para la protección de su dinero, joyas o documentos vitales. Estos trabajos se especializaban en la duplicación de llaves, en el diseño de sistemas nuevos y con medidas de seguridad cada vez más importantes y los técnicos industriales que se encargaban del mantenimiento y reparación de los sistemas dañados.

Modernidad y tecnología

Con la llegada de la modernidad, los dispositivos de seguridad en cajas fuertes o en todo tipo de puertas son cada vez más seguros y difíciles de violar. La combinación de sistemas digitales con el tradicional sistema de tambor y de alfileres accionados por la muesca de una llave hacen que las cerraduras, hoy en día, sean de los sistemas más eficaces a la hora de mantener seguros todo tipo de objetos de valor, dinero, joyas, etc.

Como hemos podido ver, la historia del trabajo de la cerrajería es una de las más antiguas, casi tan vieja como la civilización misma. Esto da cuenta de la necesidad que el hombre siempre ha tenido de proteger todas aquellas cosas que más le importan en contra de hurtos y todo tipo de fraudes. Y, de más está decir, que por más que avance la tecnología, el trabajo de construcción de sistemas de cerraduras siempre necesitará ese toque humano que la ha caracterizado desde hace milenios.