Muelles para puertas

Estos son muy utilizados en las puertas de las oficinas o negocios, para evitar que las personas dejen la puerta abierta. Los muelles cierrapuertas se colocan en el área superior de la puerta, es una caja alargada con un brazo llamado compás.

Esta contiene dos partes internas, el primero que tienen la función de cierre y el segundo unos depósitos de aceite que tiene la función de frenar la puerta. La rapidez con la que se cierra la puerta, dependerá de los tornillos que estén instalados, que regulen el paso del aceite.

Tipos de muelles para puertas

Antes de realizar la instalación de mulles, el cerrajero debe examinar primero la puerta (tamaño, peso, fuerza, entre otros), para conocer que clase de muelle instalar, entre estos existen: de aceite, con retención, eléctricos, embutidos de suelo, con guía deslizante, entre otros.

Las bisagras con muelle de retorno, tiene la opción de graduar la velocidad y potenciar el cierre, todo depende del peso y el material de la puerta.

Si la bisagra estará en la zona externa de la puerta, se debe instalar de acero inoxidable, estas son ajustadas en el marco y la puerta, también se pueden soldar en puertas de metal.

Los pernios con muelle de retorno, su cierre de retorno es automático y suave, estos no reemplazan a las bisagras las cuales soportan el peso de la puerta.

Los muelles de brazo, son fáciles de instalar, tiene la misma cualidad que los pernios y también necesita de bisagras para su buen funcionamiento.

Instalación de muelles para puertas

Siempre resulta importante a la hora de instalar muelles a tus puertas, consultar con un profesional en cerrajería, este conoce más del tema y podrá escoger el que mejor se adapte a tus exigencias.

Este profesional estudiará el ángulo de apertura de la puerta y la fuerza del muelle (1-6), el cual debe ir acorde al peso y tamaño de la misma.

Para conseguir el cierre que el cliente desea, el cerrajero buscará la forma de regular el muelle, la posición donde se encuentra instalado este y el brazo del mismo.

El tiro es un problema que tiene solución, este ocurre entre la puerta, el marco y la colocación de las bisagras, este no se soluciona si se aumenta la fuerza del muelle, esto a futuro puede traer complicaciones.

Los muelles necesitan tener velocidad para conseguir el cierre de puerta, pero si están muy rápidos daría muchos golpes y si esta muy lento, la puerta puede quedar abierta, la velocidad puede ser regulada con la ayuda de un profesional.

Recomendaciones

Antes de iniciar la instalación, el cerrajero debe solucionar los defectos de la puerta, para que al colocar el muelle esta no cierre de golpe o lastime a las personas, que estén pasando en ese momento.

Los muelles para puertas o cierrapuertas, representan una opción creativa a muchos problemas, cuando estos tienen un moderado o alto transito de usuarios e incluso para personas con discapacidad.

Cuando estas comienzan a fallar, mantén la calma y llama a un cerrajero de confianza o de una compañía para que pueda solucionar el mal funcionamiento del muelle.